el papel de la mujer en el matrimonio

Llamada a Servir

Posted on

Antes de profundizar el tema de hoy quiero pedir disculpas por no publicar casi nada la semana pasada. Estábamos preparando el segundo aniversario del ministerio de música en nuestra iglesia y fue una semana bastante agitada; pero gracias a Dios ya hoy estoy de regreso.

Para mi es una bendición enorme el devocional de hoy. Mi esposa, quien es mi apoyo en el ministerio, me pidió permiso para compartir algo que Dios puso en su corazón. Yo con mucho gusto acepté porque ella siempre tiene grandes cosas que compartir con otras mujeres y es una gran consejera. El devocional de hoy está más enfocado a las mujeres casadas (creo que lo pudieron deducir desde el título) pero es de suma importancia para que nosotros, hombres, comprendamos el lugar que Dios le da a la mujer y que las ayudemos a cumplir con ese mandato, y para que las solteras sepan que es lo que Dios quiere de ellas en un futuro matrimonio.

A continuación su devocional:

Génesis 2:18 (Reina-Valera 1960)

18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

Pero, ¿en qué consiste esta ayuda idónea?

Leyendo un buen libro sobre este tema, aprendí lo siguiente: la ayuda idónea es aquella que comparte las responsabilidades del hombre, responde a su naturaleza con comprensión y amor y de todo corazón coopera con él para lograr el plan de Dios.

Quizá muchas mujeres de esta época hemos experimentado el ser testigos de figuras masculinas machistas, egoístas, etc. y esto ha generado en el pensamiento de muchas él estar a la defensiva contra ellos. Frases como: ¡yo! ¿dejarme manipular por un hombre? ¡JAMAS!, son muy comunes entre las jóvenes cristianas, sin embargo, esto no es mas que el inmenso temor de ser sometidas a una relación dolorosa y que las exponga a no ser amadas, respetadas y valoradas.  Por esta razón, Satanás tomó este temor y lo convirtió en su aliado.

No hay nada más sorprendentemente gratificante que servir y honrar a nuestro marido; este es el orden divino que nuestro Señor estableció. Así como la Iglesia tiene su esposo (Jesucristo), la mujer debe amar, anhelar y servir a su marido. Y muchas se preguntaran ¿Qué tiene eso de divino? La mujer es un vaso frágil con una inmensa necesidad de ser protegida y amada, nuestro Dios nos creo y lo sabe, por eso el matrimonio es un misterio precioso y si ves esta relación con la óptica del fundador, entonces sabrás que contribuir para que la voluntad de Dios en tu vida se revele a través de tu cabeza, sacerdote y esposo, será la experiencia más enriquecedora de tu vida como mujer.

Tú decides si sigues a tu marido así como Raquel siguió a Jacob según lo que Jehová le reveló a él, o sigues las corrientes de este mundo que te ofrecen adulterio, frustración, dolor, desilusión y mas aflicción.

Que Dios te de la sabiduría necesaria, bendiciones.