Rut

Bozz: Un Hombre Recto Delante de Dios

Posted on Actualizado enn

Rut 4:1-8 (Reina-Valera 1960)

1 Booz subió a la puerta y se sentó allí; y he aquí pasaba aquel pariente de quien Booz había hablado, y le dijo: Eh, fulano, ven acá y siéntate. Y él vino y se sentó. 2 Entonces él tomó a diez varones de los ancianos de la ciudad, y dijo: Sentaos aquí. Y ellos se sentaron. 3 Luego dijo al pariente: Noemí, que ha vuelto del campo de Moab, vende una parte de las tierras que tuvo nuestro hermano Elimelec. 4 Y yo decidí hacértelo saber, y decirte que la compres en presencia de los que están aquí sentados, y de los ancianos de mi pueblo. Si tú quieres redimir, redime; y si no quieres redimir, decláramelo para que yo lo sepa; porque no hay otro que redima sino tú, y yo después de ti. Y él respondió: Yo redimiré. 5 Entonces replicó Booz: El mismo día que compres las tierras de mano de Noemí, debes tomar también a Rut la moabita, mujer del difunto, para que restaures el nombre del muerto sobre su posesión. 6 Y respondió el pariente: No puedo redimir para mí, no sea que dañe mi heredad. Redime tú, usando de mi derecho, porque yo no podré redimir. 7 Había ya desde hacía tiempo esta costumbre en Israel tocante a la redención y al contrato, que para la confirmación de cualquier negocio, el uno se quitaba el zapato y lo daba a su compañero; y esto servía de testimonio en Israel. 8 Entonces el pariente dijo a Booz: Tómalo tú. Y se quitó el zapato.

Que sorprendente el Libro de Rut. Esta semana Dios me ha enseñado mucho de este libro y de las vidas de Rut y de Bozz. Hoy quiero que nos enfoquemos en el personaje secundario del libro, Bozz. Hoy quiero hablarle especialmente a los hombres, por lo tanto lo quiero aplicar primero a mí.

Si has leído o lees las publicaciones anteriores, te darás cuenta de cómo se iban dando las cosas en la vida de Rut. Ella lo deja todo por seguir a su suegra, llega a un país extraño sin nada en sus manos. Por esta razón se ve obligada a trabajar en el campo de Bozz recogiendo cebada.

En el capítulo 3 Rut le pide a Bozz que la redima, esta era una tradición Judía, en la cual un hermano o un pariente cercano se casaba con la esposa de un hombre cuando este moría. Posiblemente ya Bozz se había enamorado de Rut y quería casarse con ella, sin embargo el toma una decisión importantísima: reconoce que hay otro hombre que tiene más derecho sobre Rut que él. Bozz reúne testigos y delante de ellos su pariente rechaza su derecho y se lo cede a Bozz; por lo cual él puede casarse con Rut.

Que difícil seria en esta época para un hombre casarse con la viuda de su hermano o de su primo. Gracias a Dios que ahora vivimos bajo la gracia y no bajo la ley! Bueno, volviendo a lo que quiero tratar hoy, en este pasaje veo un gran ejemplo de un hombre recto de corazón y en su actuar diario. Como dije antes, posiblemente Bozz ya estaba enamorado de Rut y tenía la opción de redimirla. El pudo haberse casado con ella y posiblemente nadie hubiera dicho nada, pero aun así Bozz hizo algo posiblemente en contra de su voluntad. El sabía que existía otra persona que tenía más derecho que el sobre Rut y así lo hizo saber al pueblo.

Te imaginas tu como hombre cediendo a otro el derecho a casarse con la mujer que amas? Tal vez hoy en día no nos vemos envueltos en esta situación, pero muchas veces debemos tomar decisiones fuertes; en el trabajo, con la familia, con el dinero, etc. Muchas veces tratamos de mantener un bajo perfil en nuestra vida cristiana y hacemos todo lo posible para pasar desapercibidos. Saben porque? Porque cuando hacemos publico nuestro deseo de servir a Dios entonces todos los ojos del mundo nos van a observar y Satanás busca el momento para hacernos caer.

Bozz se arriesgo a perder a la mujer que amaba por hacer lo correcto delante del pueblo y delante de Dios, que estás dispuesto a perder tu por hacer lo correcto?

Al final Dios premio a Bozz y este se caso con Rut. Esto también es una gran enseñanza para mí, porque una vez más veo la mano de Dios trabajando. Cuando nos decidimos a hacer lo correcto, a mantener nuestro testimonio y a trabajar por Dios, El siempre nos dará mucho más de lo que esperamos y cosas mucho mejores de lo que tenemos en mente.

Que Dios te bendiga y que pases un buen fin de semana,

Obediencia en su Máxima Expresión

Posted on Actualizado enn

Rut 3:1-6 (Reina-Valera 1960)

1 Después le dijo su suegra Noemí: Hija mía, ¿no he de buscar hogar para ti, para que te vaya bien? 2 ¿No es Booz nuestro pariente, con cuyas criadas tú has estado? He aquí que él avienta esta noche la parva de las cebadas. 3 Te lavarás, pues, y te ungirás, y vistiéndote tus vestidos, irás a la era; mas no te darás a conocer al varón hasta que él haya acabado de comer y de beber. 4 Y cuando él se acueste, notarás el lugar donde se acuesta, e irás y descubrirás sus pies, y te acostarás allí; y él te dirá lo que hayas de hacer. 5 Y ella respondió: Haré todo lo que tú me mandes. 6 Descendió, pues, a la era, e hizo todo lo que su suegra le había mandado.

Cuando comencé mi lectura de Rut capitulo 3 me preguntaba cómo podía aplicar este capítulo a mi vida y se me hacia sumamente difícil encontrarle sentido a una historia que he escuchado durante más de 25 años. Pero cuando queremos escuchar la voz de Dios es increíble cómo nos habla aun con algo tan sencillo como una historia que muchas veces es considerada para niños. Creo que pocas veces en mi vida adulta he escuchado algún mensaje sobre Rut, pero de niño esta historia era algo que me enseñaban en escuela dominical al menos una vez al año. Ayer y hoy me he sorprendido enormemente de las grandes enseñanzas que se pueden sacar del libro de Rut.

Ayer hable sobre la misericordia y el amor de Dios expresados en Rut. Hoy quiero hablar sobre la Obediencia. Cuando Rut regreso del campo le conto a su suegra todo lo que había sucedido y donde había trabajado. Noemí le conto el parentesco que existía con Bozz y como él podría redimirla. A partir del versículo 3 de este capítulo Noemí le da instrucciones especificas a Rut sobre lo que debía hacer. Me llama mucho la atención lo que dice Noemí al final del versículo uno: “no he de buscar hogar para ti, para que te vaya bien? Es increíble el corazón de Noemí, a pesar de su tristeza y su dolor por haber perdido todo, ella sigue pensando en el bien de su nuera Rut y no en el bien propio.

Noemí le indica paso por paso a Rut lo que debe hacer. Quiero que piensen un momento lo que podía significar para Rut estas instrucciones. Su suegra le pide que se ponga sus mejores ropas y se arregle lo mejor posible y que vaya y se acueste a los pies de Bozz? Recordemos que Rut era extranjera, tenía otra cultura y otras tradiciones, tal vez para ella era extraño acostarse a los pies de alguien; para mí lo seria. En nuestra sociedad el estar a los pies de alguien es suplica o algunas veces humillante, pero Rut siguió las instrucciones de su suegra sin protestar. Luego de escuchar las instrucciones de Noemí, Rut descendió a los campos de Bozz y obedeció.

Como es nuestra actitud para con Dios? Tenemos un corazón abierto para escuchar y pronto para obedecer? Muchas veces en nuestra vida escuchamos lo que Dios pide de nosotros, pero cuando nos toca actuar simple y sencillamente nos olvidamos de lo que Dios manda y hacemos lo que queremos. Que diferente seria el mundo si nosotros los cristianos estuviéramos dispuestos a obedecer la voz de Dios; pero cuesta a veces. Creo que la razón por la que cuesta es porque muchas veces tenemos miedo de que al obedecer la voz de Dios tengamos que ir a lugares a los cuales no queremos o hacer cosas las cuales no queremos. Pero Dios es Santo y Perfecto y todo lo hace por una razón.

Dios me dio una gran lección con estos pasajes. Como dije al principio me costó mucho pensar en algo que podía sacar de este pasaje. Pero Dios me enseñó que no depende de mí el sacar conclusiones de la Biblia, que lo que debo hacer es tener mi corazón y mi mente abiertos y dispuestos a aprender lo que El tiene para mí.

Bendiciones,

Una Increible Muestra de Amor y Misericordia

Posted on Actualizado enn

Rut 2:13-16 (Reina-Valera 1960)

13 Y ella dijo: Señor mío, halle yo gracia delante de tus ojos; porque me has consolado, y porque has hablado al corazón de tu sierva, aunque no soy ni como una de tus criadas. 14 Y Booz le dijo a la hora de comer: Ven aquí, y come del pan, y moja tu bocado en el vinagre. Y ella se sentó junto a los segadores, y él le dio del potaje, y comió hasta que se sació, y le sobró. 15 Luego se levantó para espigar. Y Booz mandó a sus criados, diciendo: Que recoja también espigas entre las gavillas, y no la avergoncéis; 16 y dejaréis también caer para ella algo de los manojos, y lo dejaréis para que lo recoja, y no la reprendáis.

Qué gran mujer fue Rut! Qué ejemplo de amor y perseverancia. Recordemos que después de haber quedado viuda decidió regresar con su suegra en lugar de buscar formar un nuevo hogar. Dejo todo lo que pudo haber tenido, su familia, su país, su religión y sus costumbres. Y lo hizo por amor a la que fue la madre de su esposo. Una vez en la tierra de Judá Rut tuvo que trabajar en los campos durante la siega de cebada ya que no había ningún varón en la familia que pudiera darles el sustento.

Me llama muchísimo la atención los versículos mencionados antes, porque son un claro ejemplo de nuestra relación con Dios, o de cómo debería ser. Nótese la actitud de Rut en el versículo 13, ella le pide a Bozz que le tenga misericordia y que halle ella gracia delante de sus ojos por dos razones, 1) por la había consolado y 2) porque le había hablado al corazón. Esto mismo es lo que hace Dios con nosotros. Cuando nos encontramos en aflicción o tristeza, cuando estamos pasando por necesidad, Dios nos brinda paz que sobrepasa todo entendimiento y nos consuela. El se convierte en nuestro amparo y nuestra fortaleza en medio de las tribulaciones. Además, Dios habla directamente a nuestros corazones a través del Espíritu Santo. De hecho El va mas allá de solo hablarnos, el quiere habitar en nuestros corazones y realizar grandes cosas con nuestras vidas.

Pero me impacta aun más la reacción de Rut al final de este pasaje, ella le agradece a Bozz por tratarla de esa manera aun cuando ella no es “ni como una de sus criadas”. Esa debería ser nuestra actitud ante Dios, debemos reconocer que no somos nada delante de Dios y que lo necesitamos a Él para poder respirar; si, algo tan sencillo como respirar no podemos hacerlo si no es por Dios. Muchas veces nuestro orgullo nos lleva a pensar que somos muy cargas o que somos mucha cosa, pero en realidad somos realmente pequeños ante ese Dios que mide el Universo entre su pulgar y su índice. Lo más increíble es que Dios envió a su Hijo a morir por nosotros en una cruz y todo por salvarnos. En lugar de pensar lo grande que somos o podemos llegar a ser, deberíamos agradecerle a Dios porque aparte de crearnos, se tomo el tiempo para salvarnos y somos suficientemente importantes para El como para sacrificar a su hijo. Todo esto por AMOR!

Ahora, si vemos el versículo 14, la reacción de Bozz es igualmente impresionante. El invita a Rut a comer en su mesa, de su comida y con su gente. Ella era, ante los ojos de todos, una simple cosechadora de cebada, pero aun así, Bozz la invita a comer de su mesa. Eso es lo que ha hecho Dios con nosotros, cuando mostramos una actitud humilde y de arrepentimiento el nos invita a gozar de sus deleites. Dios nos toma como a uno más de sus hijos y nos hace parte de su familia. Duele ver como muchas personas se pierden esta oportunidad día con día y es por eso que nosotros, los que ya somos creyentes debemos tener la actitud de Rut en el versículo 15.

Después de haber ganado la confianza de Bozz y de haber comido con él y los suyos, Rut se levanta y se pone a trabajar en lugar de quedarse sentada aprovechándose de la situación. Muchas veces el ser humano viene a Dios con problemas y cuando Dios lo recoge en su seno y lo alimenta el hombre se despreocupa y se dedica únicamente a recibir. Qué hermoso es ver personas que a pesar de todo lo que Dios les da se levantan para seguir trabajando y honrando a Aquel que nos ha dado todo. Qué tipo de Cristiano eres, el que se sienta a aprovechar las bendiciones de Dios o el que recoge la ciega para disfrutar de su trabajo en la eternidad?

Para cerrar quiero comentar la ultima reacción de Bozz en este pasaje. Al ver la actitud trabajadora de Rut, el decide ayudarle y como decimos hoy en día, darle una manita extra. Él le pide a su gente que dejen que ella coseche mas y que no la avergüencen. Sabes, Dios cuando nos ve trabajando para El muchas veces tira manojos de cebada en nuestro camino para que los recojamos, y a veces por nuestro estrés diario los dejamos pasar de lado.

Aprovecha las bendiciones que Dios pone en tu camino, pero recuerda que no es solo recibir. Recuerda que la vida cristiana se trata de dar. Dice la Biblia en Deuteronomio 28:13 “Y te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola: y estarás encima solamente, y no estarás debajo; cuando obedecieres a los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas.”, nosotros muchas veces queremos ser que Dios cumpla su promesa de hacernos cabeza, pero nos olvidamos de obedecer sus mandamientos, de guardarlos y cumplirlos.

Que Dios te Bendiga,