Un Altar de Piedra

Posted on

JOSUE 8:30-31

30 Entonces Josué edificó un altar a Jehová Dios de Israel en el monte Ebal, 31  como Moisés siervo de Jehová lo había mandado a los hijos de Israel,  como está escrito en el libro de la ley de Moisés,  un altar de piedras enteras sobre las cuales nadie alzó hierro;  y ofrecieron sobre él holocaustos a Jehová,  y sacrificaron ofrendas de paz.

¿Sabías que DIOS quiere de ti un altar como el que Josué construyó en el monte Ebal?

Jehová le había dado instrucciones a Moisés sobre cómo tenían que ser los altares donde le iban a rendir ofrendas a EL. (Éxodo 20:25, Deuteronomio 27:5-6).  En ambos pasajes la instrucción principal es: Piedras enteras no labradas y nada de hierro.

Tanto la piedra labrada como el hierro tenían que ser tallados por el hombre para darles la forma que el escultor o metalario busca. DIOS deseaba que los sacrificios fueran presentados sobre un altar no elaborado por el hombre sino por EL.

Muchas veces nos preocupamos por el mucho hacer en nuestras propias fuerzas y fabricamos, tallamos, moldeamos y arreglamos altares (nuestro servicio, adoración, alabanzas) a DIOS después de que lo hemos preparado con nuestras propias manos y a nuestra manera. Pero esto no es del agrado del Señor.

¿Por qué motivo?

Esto es una de esas grandes lecciones que DIOS tiene para nosotros. El desea que esa ofrenda sea entregada no en nuestras propias fuerzas sino en espíritu y verdad. (Juan 4:21-24). Nuestra ofrenda a EL debe ser generada como resultado de la relación que hemos estado teniendo con el Señor, de esa experiencia transformadora que sólo Jehová puede dar.

Jehová se complació en Abraham no en el hecho de que iba a ofrecer a su hijo, sino en la fe (como resultado de una vida de comunión con EL) que tuvo en DIOS, de que aún muerto Isaac, Jehová lo podía resucitar (Hebreos 11:17-19). Caso contrario es la ofrenda que ofrece el rey Saúl motivada por sus propios intereses, orgullo y desobediencia (1 Samuel 15).

¿Sobre qué altar le estás presentando ofrendas a DIOS? Recuerda que Jehová lo que mira es el corazón, y por lo tanto nuestra adoración a EL debe ser espíritu y verdad.

Vivamos una relación estrecha con EL, y que esa vivencia sea el altar sobre el cual ofrecemos sacrificios y ofrendas a Nuestro Señor.

Recuerda, piedras enteras y nada de hierro!

Salmos 51:16-17

16 Porque no quieres sacrificio,  que yo lo daría; No quieres holocausto. 17  Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú,  oh Dios.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s